Soluciones empíricas.

Sobre las temperaturas



Como ya vimos en la primera parte de "Trucos para mantener tu equipo a punto", la temperatura de los componentes es un factor a tener en cuenta para el rendimiento, estabilidad y longevidad de nuestro sistema.

En primer lugar, tenemos que tener como máxima "Cuanto más frío, mejor"

Tampoco recomendamos meterle unos bloques de hielo a la carcasa del ordenador -existe gente así-, pero sí cuidar la refrigeración de nuestro equipo, el estado de los ventiladores y disipadores y el flujo del aire.

Y a continuación, 5 pequeños pasos para mantener nuestro ordenador fresquito:

1) Estado de los ventiladores: La principal causa del recalentamiento de un equipo proviene del estado de los ventiladores -o de la inexistencia de éstos en nuestro gabinete-. Deberemos mantener una limpieza de éstos cada cierto tiempo -con un palillo de algodón, por ejemplo-, además de comprobar que no tienen el eje desviado y que están bien fijados. Sobra decir que debemos saber que funcionan.

2) Flujo de aire: Es imprescindible mantener un flujo de aire unidireccional dentro de nuestra torre. Ésto significa que no podemos meter 8 ventiladores por los cuatro costados metiendo aire a mansalva. Lo único que conseguiremos con ésto es meter un montón de polvo y que las corrientes frías y calientes choquen, se mezclen y hagan explotar tu ordenador rápidamente*. En las carcasas más habituales -Mid tower o torres medianas-, existe una disposición creada para dos ventiladores. Uno lateral y otra trasero. En estas torres no tendremos problemas, ya que sólo deberemos meter aire. Si por el contrario, contamos con mayor número de espacios para ventiladores, deberemos recordar que el aire caliente es más ligero y sube, y con esto en mente, crear nuestra configuración personal, intentando que siempre entre aire frío y salga el aire caliente.

*Dramatización

3) Diagnóstico: Para saber las temperaturas a las que se encuentra cada componente, podremos bajarnos un pequeño y útil programa llamado SpeedFan, recomendado anteriormente, que nos dirá además a qué velocidad corre cada ventilador y cómo configurarla.

4) ¿Qué temperaturas son las recomendadas?: La respuesta no es única, cada componente, fabricante y modelo tienen un tope de velocidad distinto. Aún así, hemos creado esta pequeña tabla orientativa. Recordemos que aquí se proponen soluciones alternativas. Las principales son las enumeradas anteriormente.


5) Comparaciones: Las comparaciones, como algún sabio dijo alguna vez, son odiosas. Que tengas el mismo disco duro que tu compañero y el suyo está a 15ºC menos, tiene un claro motivo. Tu amigo lee este blog habitualmente y tú no.

En un equipo de prestaciones medias a día de hoy, con una temperatura ambiente de 31ºC -illo, qué caló que haze-, con un trabajo suave y que ha sido cuidado con estos sencillos consejos, las temperaturas que hemos diagnosticado son las siguientes:


**

Dan ganas de meterse en el ordenador para estar a la fresquita.



**Temp1: Placa base
Temp2:Tarjeta gráfica
HD0: Disco duro primario
HD1: Disco duro secundario.
Core: Procesador


Y hasta aquí el artículo. Si tienes alguna duda o sugerencia, recuerda que hay un tablón de comentarios.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: